23.1.05

Que se quiten la máscara de una vez.

Todo el mundo lo sabe, es un secreto a voces nada guardado: la derecha española, al menos una gran parte que coincide con la extrema derecha, no es partidiaria de la democracia. Utilizan las democracia para llegar al poder, pero igual podían hacerlo con un golpe de estado o engañando en las urnas. Piensan y están convencidos que su estado natural es de posesión sobre España y sobre el poder, que sólo ellos son los herederos dignos de gobernar, que sólo ellos pueden tomar decisiones y lo que hagan los demás es ilícito. Pienso sinceramente que tras varios años de gobierno socialista, si ZP gana las siguientes elecciones generales por mayoría absoluta, volverán de nuevo a tomar el Congreso o al menos intentarlo por la fuerza, esta vez sin la connivencia de la Guardia Civil, que es la que sí ha madurado en estos años, a grandes ragos, claro.

Cada vez que hay acontecimeintos como el sucedido ayer, agrediendo en una manifestación pacífica al ministro de defensa, insultando a otro ministro y a todos los que fueran de izquierdas, me reafirmo más en mi temor de que no es descabellado pensar que lo volverán a intentar. Ni en sueños admitirían 12 años de gobierno de izquierdas, por muy bien que vayan las cosas, y recordemos que esta izquierda no es la de FG, aunque me parece que la derecha en España sigue siendo la misma de FFB o de la fusionada AP y PDP.

Utilizar una manifestación a favor de las víctimas del terrorismo para insultar y pegar a los miembros de un gobierno democrático y elegido por el pueblo español, por mucho que les pese, no es más que dar alas al terrorismo de ETA para justificar su lucha contra el autoritarismo de la derecha (aunque sus ideales luego vayan por independencias, etc... sabemos que su razón originaria de existencia fue la lucha contra Franco, identificando ahora a la derecha actual con el caudillo, sin duda alguna).

Ese acto no tiene nombre. Como tampoco lo tiene el que fueran a concentrarse frente a las dependencias de la SER en la Gran Vía madrileña para insultar, intentando acallar sus micrófonos con esta protesta no autorizada, pero claro, ellos ven ilegales las concentraciones el 12M frente a la sede del PP, en Génova, pero estas son perfectas y legales. Una vez más el doble rasero al medir las cosas, lo mío es bueno y lo tuyo, pese a ser igual, es malo.

No hay duda que se trata de un intento premeditado de hacer callar a la libertad de expresión en 2 sentidos muy importantes: uno al insultar a un gobierno ilegal, resultado de la expresión popular libre y democrática -que no han asumido ni lo harán, pues ya he dicho que no son demócratas, sólo usan la democracia a su conveniencia- y otro, en querer acallar a un medio de información, algo que está fuera de las reglas democráticas de nuevo.

Se confirma: usan la democracia como un medio de obtenter lo que quieren y lo que creen que es suyo, no como el fin de una actividad e ideología política, el que la democracia sea un estilo de vida para todos, que favorece la convivencia, igualdad y el respeto entre ciudadanos.
Publicar un comentario