14.1.05

Mentiras preventivas

Para poder convencernos de la necesidad libertaria de una guerra en Iraq -por poner un sitio, porque podían haber elegido otro país cualquiera con una mínima excusa de amistad hacia el terrorismo- cuando en realidad la necesidad era económica: controlar el petróleo y enriquecerse con la venta d armas, suministros y posterior reconstruccion, decía que para poder convencernos han tenido que recurrir a la mentira preventiva con la tristemente famosa frase de guerra preventiva.

Ahora, cuando se descubre lo que todo el mundo sabía, que no había ADM, se hace necesaria una declaración del trío de las Azores para desmentir lo que en su día era una certeza absoluta, confirmada con los mapas y fotografías que expusieron en la sede de la ONU, por boca de Colin Powell y que también se demostró que eran mentira.

Argumentar una guerra con mentiras es lo peor que se puede hacer. Porque las guerras están mal que se hagan, significa que la capacidad de las personas para resolver los problemas por el diálogo no funciona, algo que deteriora el intelecto humano para asimilarlo al animal, sin menosprecio a los animales, por supuesto. Pero basar todo en mentiras, y que tratemos de creérnoslas, eso ya no tiene que tener nombre, no hay palabra que pueda describri esa actitud. Por eso es necesario que den la cara y salgan a paedir perdón a la humanidad, que al menos se les vea un acto en ese sentido, y que no se escudan en flasos informes de los servicios secretos, pues ellos son los responsables de apoyar esa guerra y quienes dan la orden de que comicen, son los responsables políticos y tiene que asumir sus errores, como poco, dando la cara y pidiendo perdón.
Publicar un comentario