10.1.05

Envíos y envíos

Todavía tenemos en la memoria -nunca las olvidaremos- las imágenes del maremoto del sur de Asia y recibimos la noticia de que el gobierno español envía tropas para ayudar a esa pobre gente. En total son más de 600 soldados y algo más de 7 millones de euros lo que va a costar la operación. Seguro que el esfuerzo es tan necesario como escaso, pero es lo que se puede hacer por ahora, además de las cantidades que se prometen conceder en breve.

Bien, el tema importante para el PP es que se envían tropas sin cumplir lo prometido por ZP, un portavoz del partido mayoritario de la oposición en una de las habituales ruedas de prensa para crear crispación se enfada y reprocha que se envíen tropas sin el paso por el parlamento. Estos son los mismos que apaludían el envío sin el apoyo del pueblo español, debemos recoerdar también las manifestaciones del 11 de febrero del 2004 y la posición del 90% de los españoles contraria al envío de tropas a Iraq. Estos mismos que apoyaban la guerra preventiva por la existencia de ADM -luego desmentido y no reconocido por ellos- consideran que es lo mismo enviar tropas a Iraq en plena guerra que enviarlas a las zonas asoladas por el maremoto.

¿Con qué cara se atreven a decir que no ha pasado por el congreso el envío de tropas?. Además, si se pasara por esa cámara, supondría una demora en el tiempo muy importantes para los damnificados, pues se retrasaría todo sobre una semana, algo vital para los heridos y el resto de ciduadanos de esos países, que no tienen comida y corren serios riegos de infecciones.

No es lo mismo este tipo de envío, en el que los soldados no llevan armamento, pues van a realizar verdaderas tareas humanitarias, que enviar tropas a una zona en conflicto -por mucho que diga Bush que la guerra ha acabdo- con evidente peligro para nuestros soldados.

La diferencia es abismal, pero más inaudito es compararlo y quedarse tan tranquilo al decirlo. Necesitamos políticos que tengan un poco más de vergüenza, que se traguen sus propios sapos antes de esparcirlos en las ruedas de prensa, y que hagan labor de oposición constructiva, estando en este caso hombro con hombro con el gobierno para que se envíe la máxima ayuda posible, no poniendo zancadillas y engañando a la opinión pública.
Publicar un comentario