4.4.11

En política vale no decir la verdad

Hay un ejercicio importante para poder opinar sobre cualquier tema, y es escuchar a las dos partes, como hacen los jueces, escuchan a la defensa y a la acusación y toman partido en vista de las pruebas. Eso es lo que he hecho hoy, que entrevistaban en la Cadena Ser a Mariano Rajoy, podía haber cambiado a M80 que no es mala opción mientras te duchas, pero decidí escuchar a Mariano a ver qué decía. En una de esas frases que suelta de libro de la oposición hablaba del paro y de la crisis, en concreto decía que con Aznar se hablaba del milagro económico y que habían bajado el paro desde el 22% al 8% creo que mencionó. Seguía diciendo que con Zapatero se ha pasado de nuevo a ese 22% y no como en Alemania, donde la situación del paro es muy distinta a la de España, ya sabemos todos que necesitan trabajadores cualificados.

Bien, ese discurso estaría acertado si no fuese que encierra una trampa, y que es la de basar una economía en un sector laboral único, el de la construcción, que sí generaba muchos puestos de trabajo, todo el mundo viviendo del ladrillo (albañiles, electricistas, carpinteros, pintores, fontaneros, etc...) pero sin haber hecho una diversificación laboral en época de bonanza económica para que esos puestos de trabajo estuviesen más o menos consolidados. También hay que tener en cuenta que la mano de obra del sector ladrillo no es muy cualificada, muchos jóvenes dejaban los estudios porque era dinero fácil, se conseguía enseguida comprar un coche o la ansiada moto, de una manera bastante más rápida que seguir estudiando y a los 25 años buscar trabajo con el que intentar colmar los deseos lógicos de cada joven. 
Todo esto ha hecho mucho daño a la sociedad, hay ingentes cantidades de jóvenes sin preparación -esos que no quieren en Alemania- que han tenido que volver a los estudios, para sacarse el graduado escolar, para intentar retomar un proyecto de vida de una manera más segura, como verdaderamente ofrece el conocimiento.

Este es en realidad el legado que ha originado un sistema social laboral no basado en la diversificación laboral, si no hubiese llegado la crisis no se habría notado, pero tenía que ocurrir, ya con Aznar se hablaba de la burbuja inmobiliaria y parecía muy lejana pero nos pilló de lleno.

En esto radica la diferencia con Alemania, por eso ellos se recuperan rápido, con las mimas medidas, y en España cuesta más, porque no hay trabajos alternativos ni gente preparada para ejercerlos.
Publicar un comentario