19.5.11

#acampadasol

No puedo, por el trabajo, estar atento a los cambios que estamos viviendo estos días en España, sobre todo en la Puerta del Sol, en Madrid, y digo cambios conscientemente porque hablo de los jóvenes, porque parece que han cambiado la pasividad por la acción, y eso me gusta, estoy de acuerdo con manifestarse pacíficamente, protestar y exigir justicia en muchos ámbitos, sobre todo el laboral y económico.

Pero, aún con la falta de información precisa por no poder leer bien todas las noticias, me atrevo a escribir una reflexión rápida de una de las frases leídas en la prensa, española e internacional.

Hacen una comparación y lo llaman similitud entre lo que está sucediendo en España y lo que ocurre en varios países de África, pero me parece totalmente injusto para la gente de esos países que están asfixiados por dictaduras eternas, sin más remedio que luchar hasta morir, en muchos casos, para conseguir cosas que por aquí tenemos asumidas como normales. Esto no hace ilegítima toda protesta que se haga y se está haciendo en cualquier ciudad española, pero la comparación no es real ni es justa. Podemos poner un ejemplo con el de las mujeres en Siria, que no tienen derecho a conducir un coche, algo que aquí vemos tan normal, allí sólo es privilegio de los hombres.

Por este y otros muchos ejemplos, no creo que sea muy acertado igualar ambas protestas porque ya les gustaría a muchos habitantes de esos países de África vivir como se vive en España.
Publicar un comentario