9.2.08

¿Estamos maduros democráticamente?

A veces parece que no, que no sabemos todavía comportarnos con absoluto talante democrático, admitiendo que el vecino puede pensar distinto a nosotros y que por eso no pasa nada, que no debemos tener miedo. Parece que la losa de la Guerra Civil todavía pesa demasiado sobre algunas conciencias, sobre todo en la derecha, porque en la izquierda tenemos menos miedo a la democracia y nos atrevemos a dejar que los demás piensen de otra forma aunque perdamos elecciones, sabemos admitirlo porque es el juego democrático.

Todo esto me viene a la mente y os lo cuento por la distinta vara de medir que tenemos en la derecha española y en sus medios y seguidores fines.

Llevamos varias semanas recibiendo multitud de información sobre el proceso electoral americano que finalizará en noviembre con nuevo presidente. Aquí nos atrevemos a decir que nos cuesta pensar que la sociedad yanqui se atreva a votar a un afroamericano o a una mujer como presidente, aunque nos gustaría, lo vemos difícil que lo hagan y lo aplaudiremos si al final ganan los demócratas.

Como decíamos, en las informaciones que recibimos de EEUU de la campaña electoral es normal ver a actores como Silvester Stallone y Chuck Norris apoyan a los republicanos o Jack Nicholson
y Jennifer Aniston que apoyan a los democrátas, por poner unos ejemplos que están en la memoria. Los apoyan con toda la naturalidad del mundo y nadie se pone echo un energúmeno soltando insultos e improperios contra ellos.

En España somos muy nuestros y cuanto que sabemos que alguien es de tal o cual partido, está crucificado de por vida: hay que acabar con él, desprestigiarlo y negarse a ver sus películas o comprar sus libros, aunque sean buenos actores y escritores y su trabajo no se cruce con la política. Pero, lo que digo, crucificarlos es lo primero.

Este comportamiento no es ni más ni menos justo lo que comentaba al principio, porque la Democracia todavía no es plena en España, y el ejemplo claro de estos comentarios sobre los actores lo tenemos ya estos días tras la presentación del colectivo ^PAZ^ de apoyo a Zapatero. Sólo tenemos que pasarnos por los periódicos y ver los comentarios que dejan muchos que luego serán votantes, pero que no admiten que los demás puedan pensar de otra manera y expresarlo públicamente, como si por naturaleza todos nacemos de derechas pero algunos nos estropeamos y caemos y creemos en la izquierda española.
Publicar un comentario