31.1.06

Poca vergüenza

No sustituyan el Parlamento por las algaradas.No es normal que se pida escuchar a los ciudadanos cuando estos han sido ignorados mientras gobernaban. No se puede relcamar ahora a la voz del pueblo lo que se la negó en muchas ocasiones. Y tampoco es normal que se sustituya la calle por el Parlamento.

En lugar de manifestaciones contra el Statut y recogida de firmas, se tenían que haber sentado a trabajar en el parlamento catalán primero y en el central después como forma de trabajo de la democracia, pero no negarse a debatir y acudir a las algaradas como única manera de trabajo. Los ciudadanos deben hablar en las urnas recriminando esta actitud que no dignifica a los politicos.

Publicar un comentario