6.4.13

Organicen más rutas porque hay demanda


Hace pocas semanas pudimos ver en este mismo periódico un estupendo especial sobre el Camino de San Frutos, una iniciativa que como vemos en ese reportaje es algo más que una buena idea. Sustento esa opinión en lo leído en sobre los beneficios que esa ruta reportan a los comercios de la zona, sobre todo al ámbito de la hostelería, uno de los principales motores turísticos de nuestra provincia y donde Segovia en cualquier rincón puede ser ejemplo puntero.

Que se beneficie un sector económico no significa que el resto de actividades laborales o las propias personas dejen de recibir sus parabienes aunque sea de forma indirecta, porque por el lado de la salud está claro que con solo que la gente haga ese recorrido andando ya se gana en salud, y si esto lo valoramos económicamente significa que el gasto sanitario se beneficia también de ello, por esa premisa de más salud menos dinero invertido en recuperarla.

Teniendo el ejemplo que tenemos y que vemos que funciona, creo que es el momento de sentarse a analizar el extrapolarlo a otras zonas de nuestra provincia, para crear así una red de caminos y rutas, alojamientos y restaurantes de todo tipo ya los tenemos funcionando en cualquier rincón por el que pasen.

Creando esta red de caminos, se me antoja que es más importante la voluntad de llegar a acuerdos entre administraciones y empresas privadas que el coste económico de ponerla en marcha, supondría dar una oportunidad a una gran cantidad de instalaciones turísticas que bien necesitan un pequeño empujón, a la vez que se crea un producto sobre el que hay una gran demanda.

Los técnicos seguro que sabrían por dónde realizar rutas para hacer caminando o en bici, porque parajes y paisajes hay de sobra en toda la provincia para descubrir y conocer a la vez su cultura. Pero me atrevo a adelantar una que veo interesante y factible de realizar, siempre con la idea de que se puedan desarrollar en tramos individuales o al estilo de lo que sería un pequeño “Camino de Santiago”, cubrirlas en tres etapas.

El ejemplo que propongo, abierto a las lógicas mejoras de los técnicos, supondría salir desde Segovia capital hacia Revenga o las Navas de Riofrío para subir a la Mujer Muerta y desde el lado espinariego recaer en el primer tramo del recorrido en cualquiera de los núcleos de población de esa zona para pernoctar. Desde ahí la segunda etapa que podría terminar en la zona de Villacastín, desde donde se partiría en la tercera etapa, mucho más llana, para visitar los paisajes de Marugán o Abades para finalizar de nuevo en la capital.

En todos esos tramos mencionados existen lugares para poder elegir y realizar cualquier tipo de avituallamiento, desde platos sencillos a menús más elaborados, con los que degustar también gastronomía típica serrana, ya se encargarían a buen seguro los restauradores de mostrar sus mejores viandas a los caminantes. También hay alojamientos y albergues ubicados en los puntos de final e inicio de etapa, por lo que la inversión en ese aspecto no es necesaria, únicamente haría falta la señalización.

Este es un ejemplo y todo ello una idea, comentada y en la que coinciden varios profesionales del sector más beneficiado si se desarrollase esta iniciativa. Seguro que en otras zonas de la provincia se pueden marcar rutas con sus propios establecimientos ya funcionando dispuestos a acoger a todos los clientes que se propongan cubrir los recorridos. En esta época en la que existe la demanda y es necesario abrirse a nuevas iniciativas seguro que podrían funcionar abriendo así la posibilidad de mantener muchos puestos de trabajo que en algunas ocasiones casi están en el aire.
Publicar un comentario